Hiperparatiroidismo

Hiperparatiroidismo

Hipercalcemia, Calcio elevado

 

El Hiperparatiroidismo se define como una secreción excesiva y anómala de la hormona paratiroidea (PTH) o parathormona, por una o más de las glándulas paratiroides. Estas últimas, son unas pequeñas glándulas localizadas en la parte inferior y anterior del cuello, en la parte posterior de la glándula tiroides. La hormona paratiroidea (PTH) regula los niveles de calcio en sangre, así como en diferentes tejidos como serían los huesos e incluso en su eliminación por el riñón.

Existen 3 tipos de hiperparatiroidismo; primario, secundario y terciario. El hiperparatiroidismo primario es la causa más frecuente y se caracteriza por el crecimiento anormal de una o más de las glándulas paratiroides. Mientras que el hiperparatiroidismo secundario y terciario suelen estar relacionados a alguna enfermedad de base (falla o insuficiencia renal crónica), a la deficiencia de vitamina D o a la mala absorción de calcio, por lo que a diferencia del hiperparatiroidismo primario los pacientes hiperparatiroidismo secundario suelen presentar niveles normales o bajos de calcio.

La causa más frecuente de hiperparatiroidismo primario es el crecimiento (benigno – no canceroso) anormal de una sola glándula paratiroides, conocido como adenoma, misma que representa 8 o 9 de cada 10 casos. Mientras que otra causa menos frecuente es el crecimiento (benigno) de 2 o más de las glándulas, conocido como hiperplasia. Aunque se ha descrito el cáncer de paratiroides, este suele ser bastante infrecuente.

Algunos de los síntomas más frecuentes del hiperparatiroidismo primario son la presencia de calcio elevado en sangre, fragilidad ósea (osteoporosis), fracturas, formación de piedras (cálculos) en el riñón, aumento en la cantidad del volumen de orina (poliuria), malestar gastrointestinal (reflujo, dolor abdominal, constipación), hipertensión arterial (presión alta), cansancio crónico, síntomas neurológicos (depresión, cambios en el estado de ánimo, “confusión”), dolor óseo (en los huesos), pérdida de apetito, entre otros.

Sin embargo, la mayoría de estos síntomas son vagos y pueden presentarse en múltiples enfermedades, por lo que es necesario contar con una medición de calcio en sangre y de hormona paratiroidea (PTH) o parathormona en sangre para realizar el diagnóstico.

El tratamiento mediante cirugía es el principal tratamiento de los pacientes con hiperparatiroidismo primario, ya que además de ser el único método que ofrece cura de la enfermedad, se ha relacionado a menor riesgo de presentar fracturas, de desarrollar cálculos renales e insuficiencia renal con el tiempo.

Para la planeación de la cirugía se recomienda la realización de estudios (de localización) de imagen, los cuales pueden ser un ultrasonido de cuello y/o la realización de un rastreo de paratiroides con Sestamibi, el cual es un estudio de medicina nuclear. Este último es el método más preciso de localización e identificación del crecimiento de una o más de las glándulas paratiroides.

La cirugía consistirá entonces en la realización de una Paratiroidectomía selectiva (una sola glándula) mediante una pequeña incisión (˂2 cm) o en la Exploración de las cuatro glándulas paratiroides mediante una incisión en la parte inferior y anterior del cuello, cuando no sea posible localizar una sola glándula en el estudio previo o se sospeche del crecimiento de dos o más glándulas.

Asimismo, se recomienda la medición intraoperatoria (durante la cirugía) de los niveles de hormona paratiroidea (PTH), para corroborar el efecto de la cirugía.

El cirujano endocrino es el médico especialista experto en el abordaje, diagnóstico y tratamiento quirúrgico (realización de la cirugía) del hiperparatiroidismo primario, ya que cuenta con un entrenamiento específico en el manejo de estos pacientes, con lo que se disminuye la frecuencia de complicaciones asociadas y de recurrencia o persistencia de la enfermedad. Además de que suele ofrecer un manejo multidisciplinario e integral, al contar con un equipo de endocrinólogos clínicos, nefrólogos y médicos especializados en el manejo de esta enfermedad.

Consulta a un especialista si tienes alguna duda.

 

Guillermo Ponce de León Ballesteros

Cirujano general, cirujano endocrino y cirujano bariatra.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Top
× ¡Hola! ¿En qué puedo ayudarte?