Hernia inguinal en niños ¿Cuándo se necesita cirugía?

Hernia inguinal en niños ¿Cuándo se necesita cirugía?

Las hernias inguinales en los niños son problemas más comunes de lo que te imaginas. Al nacimiento el pediatra siempre está obligado a revisar de pies a cabeza a un recién nacido y en esa misma revisión se deben incluir dos regiones importantes: la región inguinal y genital. El pediatra que atiende por primera vez a un recién nacido, es capaz de identificar si existe alguna característica que pueda ser sugestivo de una hernia inguinal, alguna otra patología que amerite vigilancia o en su defecto corrección inmediata por medio de un cirujano pediatra.

¿Por qué se forma una hernia inguinal?

En los niños la formación de una hernia inguinal es distinto a las causas que la originan en un adulto. En la mayoría de los niños se debe a una estructura que permanece abierta en lugar de haberse cerrado y que se localiza en la región inguinal, su nombre es el “proceso peritoneo-vaginal”. De forma que si al nacimiento esta estructura permanece abierta, el riesgo es que se pueda formar una hernia inguinal.

¿Cómo se manifiesta en un recién nacido?

Lo más común es que haya la presencia de un pequeño bulto en la región inguinal. Se manifiesta mejor cuando el bebé hace esfuerzos e incrementa la presión del abdomen, como cuando llora, puja o se le coloca en posición de pie. Sin embargo es importante que se pueda diferenciar de otras enfermedades en esta región que se parezcan a una hernia inguinal. Principalmente hay dos patologías que se pueden presentar al nacimiento como un bulto en dicha región. Una es la hernia inguinal y la otra es un hidrocele no comunicante.

Por una parte un hidrocele no comunicante solamente es un acúmulo de líquido en la región escrotal o de los labios mayores en niñas que con el tiempo se puede ir reabsorbiendo y en estos casos solo amerita vigilancia por parte del cirujano pediatra. La hernia inguinal por su parte, es cuando verdaramente el “proceso peritoneo-vaginal” se encuentra permeable y entonces por dicha estructura pueden pasar intestinos u otra estructura desde el abdomen y convertirse en una urgencia quirúrgica. Estas son las hernias inguinales verdaderas.

Hernia inguinal en una niña
Un pequeño “bulto” puede ser la única manifestación
Hernia inguinal en un niño
Es evidente un “bulto” arriba del testículo
Un hidrocele solo es un pequeño acumulo de líquido.
En este caso se transiluminó con una lámpara para evidenciar el líquido.
Por lo general éstos solo ameritan vigilancia por parte del cirujano pediatra.

¿Cuándo es necesaria la cirugía?

Las hernias inguinales en los niños requieren de cirugía lo más pronto posible desde que se diagnostican. Esto es para evitar las complicaciones que puede haber por no operar oportunamente. Las complicaciones más graves pueden ser que una hernia inguinal se incarcere (que se atrape en el conducto inguinal) o se estrangule, ocasionando que el contenido de la hernia como puede ser el intestino u otra estructura se pueda “gangrenar”. Esto es una situación grave que puede poner en riesgo la vida de un bebé.

Una hernia inguinal que retrasa su tratamiento puede traer consecuencias graves, como es el estrangulamiento del contenido de la hernia.

Recuerda, una hernia inguinal debe operarse lo más pronto posible desde que se detecta. Para esto es importante que un cirujano pediatra se haga cargo de la enfermedad de tu bebé, ya que es el especialista indicado para el diagnóstico, tratamiento y seguimiento de esta enfermedad.

Contacta a nuestro especialista certificado en Cirugía Pediátrica, el Dr. Lemus Castelán para agendar una cita.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Top
× ¡Hola! ¿En qué puedo ayudarte?